El independentismo catalán: detrás de la magia está la pasta (sólo para cuatro elegidos)

Por una serie de motivos, en los que casualmente han convergido causas familiares y de trabajo, desde hace unos cuatro meses estoy en contacto frecuente con Cataluña, tanto a nivel de calle, de personas y de organismos.

Para quien no quiera seguir leyendo, lo resumiré en dos ideas:

– Los catalanes: fabulosos, educados, cívicos y con ganas de ayudar.

– La casta política catalana: soberbios, impresentables y con ganas de chupar de sangre a los ciudadanos.

Cataluña posee uno de los regímenes de autogobierno más descentralizados del mundo. Tanto es así que la casta política catalana ha estado robando a manos llenas a los catalanes y España no ha hecho nada por impedirlo (¿Será que entre bomberos no se pisan la manguera?).

Como no soy de monsergas, ni palabrería barata, todo esto mejor lo resumiré con unas cifras y datos:

– La familia Pujol ha blanqueado 3.000 millones de euros. Una sola familia, “ejemplar” para el independentismo catalán. Por comparar la cifra, la brutal subida del IVA (del 18 al 21 %) de Montoro en el año 2012 supuso unos 2.300 millones de euros ese año. A consecuencia de esa subida se hundieron numerosas familias y empresas.

– Los peajes de las autopistas en Cataluña no son de titularidad estatal, sino autonómica y fueron construidas durante los gobiernos de Jordi Pujol, que optó por esta acción, en vez de construir autovías gratuitas. Los peajes están amortizados de sobra y se mantienen sólo porque benefician a CiU-Abertis-La Caixa (Fuente original, en catalán).

– Desde la llegada al poder del “santo” Jordi Pujol en 1982, se calcula que las asociaciones separatistas, camufladas bajo diferentes nominaciones, han recibido unos 20.000 millones de euros, nada menos que 3,3 billones de las antiguas pesetas (¿cuántas cosas maravillosas se hubieran podido hacer con este dinero?).

– Según un informe de la Policía, algunos miembros de estas organizaciones independentistas han colaborado o pertenecido a organizaciones terroristas.

– El 28 % de los niños catalanes sufren malnutrición infantil.

– Se han presupuestado 8,9 millones de euros para la consulta catalana.

Con estos últimos 8,9 millones de euros, 1.481 millones de las antiguas pesetas, se aliviaría el hambre de los niños catalanes de golpe.

Esto no es demagogia, se trata simplemente de humanidad y empatía.

Que no pretendan engañarte, pensar así no supone el ser “fascista” o “nazi”, es simplemente ser normal, cosa que en España cada vez resulta más difícil.

La izquierda política española (y no toda afortunadamente) es la única del mundo (salvo algunos grupúsculos) que apoya al independentismo en un país democrático y descentralizado. Recuerdo que el anarquismo catalán tradicionalmente está en contra del independentismo, por considerarlo enemigo del proletariado catalán. Por no hablar de Stalin, que consideraba al independentismo como una desviación burguesa, reprimiendo a sus paisanos georgianos.

A nadie se le puede obligar a estar unido con quien no desea estarlo, pero aunque la realidad sea muy dura y triste, no conviene actuar como los tres monos sabios, no oír el mal, no ver el mal, no hablar del mal. Pero si el mal está enfrente de nosotros y lo queremos ocultar, no queriéndolo ver, actuamos de manera irracional, viendo a los cantos de sirena como “un mañana mejor” y a los que siempre han robado al pueblo catalán como “la gente en la que hay que confiar”.

Siendo muy real la frase de la escritora catalana Laura Freixas:

Como aplicando el pensamiento racional es imposible convertir un círculo en cuadrado, el independentismo ha optado por sustituir la razón por otra cosa: el pensamiento mágico.

Anuncios

El esperpento del antipatriotismo español

Oyendo hablar un hombre, fácil es
saber donde vio la luz del sol.
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si os habla mal de Prusia, es un francés
y si habla mal de España… es español.

Joaquín M. Bartrina

Cuando me dí de alta en Twitter  con el nick de Patriota Español Indignado lo hice con el fin de identificarme de cierta manera con los problemas y sufrimientos de mi pueblo, que, aunque no sea el mejor del mundo, es el español.

No tengo ningún problema en revelar mi identidad, pero no lo hago por expreso deseo de mi mujer, que a pesar de no darle la razón en un principio, veo que tenía razón, ya que está claro que la intolerancia sigue existiendo y este pueblo nuestro no ha madurado democráticamente. Y además, que coño, no me da la gana identificarme ante quien no da la cara, insulta, tira la piedra y esconde la mano. Podéis llamarme Chema. No tengo un duro, tengo estudios superiores y me leo hasta lo que me hace vomitar. Con esto creo que lo he dicho todo.

Como siempre recibo de “regalo” algún insulto de gente que se cree que ha descubierto el mundo a estas alturas de la película, le diré que sé mucho de la Unión Soviética, mucho, mucho. Mucho más que ellos de fijo. Vamos a dejarlo aquí.

En todo caso me considero una persona absolutamente normal, muy trabajadora, honrada al 100% (así me ha ido de mal), que intenta tratar a los demás con el respeto que deseo que me trate. Con mis defectos y errores, por supuesto, pero nada que ver con los estereotipos de “fascista”, “prehistórico”, “intolerante”, “retrogrado” y demás idioteces conque algún o alguna tont@ el haba me saluda de vez en cuando.

Aunque he recibido algún insulto políticamente por la derecha (idiotas hay en todos los lados), la mayor parte de ellos han venido por la izquierda. Políticamente paso de esta casta política que tenemos en España, PP$OE, IU, nacionalistas y demás. Si ell@s quieren seguir adorando al becerro de oro es su problema.

 

La bandera de la Cruz de Borgoña

A ver si algunos leen más y se enteran de que la bandera de la Cruz de Borgoña, que es una variante de la Cruz de San Andrés con nudos (San Andrés fue crucificado en dos leños en X) fue la bandera de España desde Felipe el Hermoso, hasta que hubo cambios con Carlos III por la guerra naval y el humo de los barcos. Primero lo adoptó la Marina y luego progresivamente se fue extendiendo. Un cambio de este tipo es normal y se produce en otros países como Gran Bretaña.

Sin embargo, recibo por esto insultos de que “esta bandera es nazi”.

No voy a contestar a idioteces de este tipo, que si hubieran leído, ya no digo mucho, sino un poquito, no se atreverían a decir, más que nada por el ridículo que hacen.

Lo que Salamanca no da, natura no presta.

 

¿Por qué soy patriota español?

En un tiempo en que se lleva insultar a España, decir que es una birria y que tu pueblo es más importante, yo hoy reivindico el patriotismo español. Y lo reivindico como un patriotismo sano, como el existente en la mayor parte de los países civilizados y demócratas y en las primeras potencias del mundo, alejadas de tribalismos, racismos y xenofobias. Esto, por supuesto, no tiene nada que ver con el nacionalismo xenófobo y excluyente, el que tantos males ha causado a la Humanidad, sobre todo en forma de guerras, el último refugio de los canallas, en palabras de Samuel Johnson.

Pues sí, España no es el mejor país del mundo (principalmente por los españoles), pero es mi país, lo mismo que mi familia es mi familia, y lo mío es lo mío. Aunque ya no soy creyente, crecí bajo la fe de Cristo; hablo la lengua de Cervantes y me eduqué, para mal o para bien, bajo las costumbres y tradiciones españolas, que en cierta manera me influyeron y me moldearon. Lo que soy se lo debo, por supuesto a mis padres, que me dieron la vida y me criaron, a todos las personas que me han querido y me han respetado y dentro de todo ese entramado está España. Crecí bajo el sistema educativo español, estudié en la Universidad española y trabajo y vivo bajo las leyes españolas.

Si empiezo a escupir a algo que forma parte de mí es que habré perdido definitivamente el juicio. ¿Qué hay cosas mejorables en España? ¡Coño, qué eso mismo estoy repitiendo a todas horas!

 

La estupidez del antipatriotismo español

Hay muchos españoles que se sienten orgullosos de ser antiespañoles. Y en algunos sectores de la izquierda (no todos afortunadamente) predomina esta estulticia mental.

Mira, lo entendería si fueran ácratas, hippies, pasotas o gente que pasa de todo. Pero resulta que no, que apoyan el independentismo y el nacionalismo excluyente. ¿A qué están jugando? ¿de qué van? ¿a quién pretenden engañar? ¿o son otros listos que pretender sacarnos más el dinero de lo que ya nos exprimen?

Resuelta que reniegan de su patria, España, hablando español (¿por qué hablas el idioma del invasor?), viendo su televisión, sus realities y participando en su cultura (¿por qué colaboras con el invasor?) y participando en todos sus actos, como tradiciones, fútbol, etc. (¿por qué quedas como un español?).

Pero a los que reconocemos que somos españoles, que estamos orgullosos de serlo y queremos mejorar las cosas nos ponen a parir. Simplemente por decirlo ¡valientes demócratas!

Les recomiendo que se den una vuelta por un país vecino: Portugal. Que se dejen de aldeanismos y vean algo de mundo. Pero no desde los hoteles, sino a pie de calle, con las gentes sencillas de Portugal. De acuerdo que la economía española es superior a la portuguesa. Pero, los portugueses son más pacíficos y tolerantes que los españoles (aunque también hay que decirlo tienen menos empuje), portuguesas las hay con bigote y sin él y guapas y feas como en España. Y sobre todo y a eso iba, quieren a su país con todo su corazón. En todos los sitios verás la bandera portuguesa. Y eso no quiere decir que se crean más que nadie, ni que traten mal a los de fuera. Todo lo contrario, salvo algún cafre (para que no falte en todos los sitios) nos tratan a los españoles mejor de los que les tratamos a ellos,

Algunos dicen que son comunistas y eso es ser antipatriota. ¡Ah, ahora me entero! ¿El comunismo aprueba el independentismo burgués y excluyente? Les recuerdo que la URSS era internacionalista y el único independentismo que apoyaba era el de los países colonizados. Les recuerdo que la URSS y China de Mao no apoyaron a ETA porque perseguía objetivos burgueses y no obreros. Que hubieran ido a los años sesenta y setenta y hubieran puesto a parir a la Madre Rusia, que no era como ahora es España y hubieran acabado en los calabozos de la Lubianka.

Eran comunistas, pero no gilipollas. Debido a la repercusión este tuit (que ni yo mismo entiendo), si tengo tiempo haré una entrada. Ya podían haber caído en la URSS, ¡en seguida se les iba a quitar la bobada!

Chema

España contra Catalunya, Espanya contra Catalunya

Espanya contra Catalunya, España contra Cataluña, el dinero hace maravillas y un bonito panel (pagado por los ciudadanos) puede disfrazar la mentira más descarada.

¿Cuándo España ha estado contra Cataluña?

Respuesta: jamás lo ha estado. En 1714, las tropas de Felipe V, borbón y no español por cierto, arrasaron la ciudad de Barcelona.

Por cierto, ¿cuántas ciudades y pueblos fueron arrasados en la Guerra Civil española?

El Sur de Estados Unidos quedó como un solar, tras las cabalgatas de Sherman y Sheridan y con la oposición del presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln.

Escocia quedó como un solar, tras la batalla de Culloden, que al contrario de la resistencia de Barcelona era más nacionalista.

Hiroshima y Nagasaki quedaron arrasadas tras las bombas atómicas, todas las ciudades alemanas antiguas desaparecieron por las bombas incendiarias, Londres también tuvo lo suyo con las V1 y V2. ¿Alguién pueden ser tan irresponsable para plantear simposios con el título:

– Estados Unidos contra Japón.

– Inglaterra contra Alemania.

– Alemania contra Inglaterra.

Evidentemente, se puede y se deben debatir estos temas científicamente, pero con elegancia, coña, algo así como:

– La destrucción de Hiroshima y Nagasaki.

– La destrucción de vidas y el patrimonio alemán por las bombas incendiarias.

– Las bombas V1 y V2 sobre Londres.

Pero el independentismo, cuando es fanático e intolerante, ni es elegante, ni lo parece.

España contra Madrid (o como manipular la verdad con el victimismo)

CONGRESO ESPAÑA CONTRA MADRID (CUATRO SIGLOS DE OPRESIÓN)

 

España contra Madrid (Cuatro siglos de opresión)

Un bello y entrañable rincón de Castilla, de sencillos y amables campesinos y un entorno de una excepcional belleza ambiental, con unos elevados valores de biodiversidad fue destruido por la avaricia del Imperio Español, al querer controlarlo desde este lugar en 1561. Desde entonces, Madrid pagó con la sangre y la pobreza de sus hijos el sostenimiento del Imperio. Dolor cuyo paroxismo se alcanza en la Guerra Civil Española, en la que Madrid es arrasado y se produce un exilio irreparable de muchos de sus hijos.

Hoy Madrid, sufre la desafección de sus hermanos castellanos, que no la admiten en sus instituciones, una vida alienante y un deterioro medioambiental catastrófico, además de su gravísima pérdida de identidad.

 

PROGRAMA DEL CONGRESO

 

LA REPRESIÓN A LO LARGO DE LA HISTORIA

La destrucción del apacible Madrid castellano

Como el Imperio español destruyó toda una forma de vida.

Las guerras de los Austrias: la muerte y pobreza de un pueblo

La locura americanista que pagaron los madrileños

La guerra por la independencia de España

La locura africanistas que pagaron los madrileños

La Guerra Civil española: la destrucción de Madrid

 

LA REPRESIÓN INSTITUCIONAL ESPAÑOLA CONTRA MADRID

El terrible deterioro medioambiental

La alienación vital

El éxodo tras la guerra

La destrucción cultural y linguística

El abandono de los castellanos

 

Estoy dando ideas… y como alguien huela la subvención, ¡allá qué va!

Las paridas del Sr. Gordillo. Ahora viene con que Andalucía no es España

En el cuento de las siete cabritas, el lobo se hace pasar por panadero y para engañar a las cabritas, se llena de harina la pata (que ven las cabritas a través de la puerta) y les habla con voz dulce.

Esto parece ser que es lo que ha hecho el Sr. Gordillo, haciendo creer a mucha gente que es un Robin Hood luchando con los desfavorecidos. Pero la realidad es muy distinta. Y es más cómodo no verla.

Es alucinante. El problema no es que no haya cultura, que la hay. Pero por desgracia, mucha gente no disfruta de ella y muchos de los que deberían disfrutarla tienen un velo en los ojos. El problema es que alguien dice una parida y 40.000 le ríen la gracia.

Gordillo ese “Robin Hood” que lucha por los desfavorecidos del mundo y al que mucha gente de buena voluntad (hasta yo mismo les tengo que sufrir entre la gente que quiero) ha resultado ser otro fiasco y otra estafa de la casta política española.

Para ser breve daré tres razones por las que Sánchez Gordillo es un fiasco. Y si la gente quiere seguirle a muerte, allá ellos. No digan que no les advertí.

1) Sanchez Gordillo forma parte de la casta política española

Si se toma su biografía en la Wikipedia, que está sujeta al debate público, ya desde 1979 fue alcalde de la localidad de Marinaleda (Sevilla) desde las primeras elecciones municipales tras el franquismo, celebradas en ese año.

Se declara comunista como Cristo, Gandhi y Marx.

Para reflexionar: ¿Ha protestado alguna vez por el brutal despilfarro y corrupción de la casta política española? No, padre.

2) Sanchez Gordillo no es Robin Hood

Vaya por delante que no me gustan las multinacionales, la gran empresa y el capitalismo salvaje. Pero contra todo esto se combate con la razón y no con el delito, en este caso, con el robo.

Estos delincuentes, jurídicamente hablando, presionan y extorsionan a las cajeras del Mercadona que son simples trabajadoras, algunas con dramas personales (madres solteras, embargos, etc.).

¿Por qué no gastan esas ínfulas contra los banqueros que han hundido España? (no contra los trabajadores de banca) ¿por qué no gastan esas ínfulas contra la casta política parasitaria que ha hundido este país? ¿por qué no gastan esas ínfulas contra muchos responsables de los EREs fraudulentos que robaron dinero a los trabajadores? Cada cual que saque sus propias conclusiones.

3) Sanchez Gordillo es un desagradecido a España

Si había alguna duda, sus últimas declaraciones me han demostrado no es una persona de bien, sino otro de tantos que ha estado viviendo bien a costa de los españoles asfixiados y desesperados.

El Sr. Sánchez Gordillo afirma que España no es Andalucía y que apuesta por la independencia. ¿Nos ha dado alguna razón serie de qué España no es Andalucía? ¿En qué se basa? ¿en sus propios intereses? ¡dejen ya de tomarnos el pelo!

Habiendo sido el Sr. Gordillo profesor de Historia, no le creo tan inculto para sostener esa tremenda parida. Por supuesto que doy por sentado que sabe el origen de la cultura ibérica, Tartessos, la provincia romana hispelanse, la gran influencia visigótica de Andalucía, las aportaciones árabes de esta a España, su pujanza en el comercio de América, su patriotismo en la Guerra de la Independencia, y muchísimas más cosas.

Pero sí le empiezo a entender como un traidor. Como una de tantas personas que mira su propio egoísmo por encima de todo y le importa un bledo el pasado y lo que hayan hecho por él. Sólo le preocupa él mismo. Personas así afloran en divorcios, amigos traicioneros, negocios que se arruinan por traiciones, etc. Sólo le importa su ego.

Curiosamente, hay gente que opina, sobre todo en la izquierda, que los andaluces somos vagos y pícaros y somos distintos de los españoles, vamos a otro rollo y somos gente cojonuda (que fuerte, de un chat con todo el aplauso del respetable).

En Andalucía hay tontos, como en todos los lados, y cada vez más porque en España se les adora, como a la casta política. Pero, en general, los andaluces son cojonudos.

Andalucía no se puede entender sin España y España no puede entenderse sin Andalucía.

Y el Sr. Gordillo que abandone la política y se dedique al Circo. A muchos no nos parecerá mal. Y empezaremos a verle con mejores ojos.

El simposio Espanya contra Catalunya, al final sirve contra el independentismo

Artur Mas es un auténtico coñazo, aparte de un vividor integral porque ya sabemos que el independentismo es una cosa y otra muy distinta es tener bastante jeta.

Cuando los Estados Unidos se independizaron de Inglaterra, no iban precisamente de estado asociado o seguir de colonia privilegiada, sino partir peras a cara de perro. Por otra parte, menudo era el Imperio Británico, había que dar una lección buena a ese hatajo de paletos. Y la cosa no acabó muy bien para las dos partes, con 130.000 muertos tras ocho años de guerra.

Evidentemente estos tiempos, para mal o para bien, no son aquellos. Las cosas no se solucionan a lo bestia. O no deberían.

Pero este simposio dejó en evidencia lo que hay detrás del independentismo: intereses y más intereses. Para quien lo quiera ver, que no es muy difícil, porque el amiguismo y el vividorismo, se detecta, se huele. Lo huele hasta tu perro. Sí, alguien me dirá, como otras cosas en la política nacional española. Y yo le digo: me asquea toda corrupción y si encima esta va asociada a la traición, me asquea muchísimo más. 

Lo del título ya es lamentable y poco elegante y en un país normal a nadie en su sano juicio se le ocurriría algo así. ¿Alguien piensa que en estos países podrían celebrarse estos simposia?:

– En Japón: Estados Unidos contra Japón. El genocidio atómico.

– En Alemania: La URSS contra Alemania. La violación como arma de sometimiento.

– En Rusia: Alemania contra Rusia. El salvajismo contra un pueblo.

– En Estados Unidos: Estados Unidos contra la Confederación. La destrucción de una cultura.

Ridículo. Si cuatro amigos se quieren echar unas risas no lo vería mal. El problema es que las risas se las echan con el dinero de todos, el de la educación, la sanidad, la dependencia, …

¿Por qué decimos que son tontos cuando en realidad son malos?

No creo que España sea (aunque lo parezca) el país del mundo con más tontos por metro cuadrado, el problema es que ser tonto en España es tremendamente rentable, porque siempre va a haber cuarenta tontos más que te van a reír las gracias y todo este tinglado tonteril a la larga va en busca de una subvención.

Pero no estamos hablando de los tontos gratuitos, sino de tontos peligrosos. Y que de tontos no tienen nada. Son malos, que es mucho peor.

A los malos no siempre se les ve venir, porque a fuerza de hacer maldades a la larga se les termina descubriendo. Por eso lo mejor es hacerse pasar por tontos.

De estos malos que se hacen pasar por tontos hay a toneladas, desde el imbécil (o la imbécil) que apoyad@ en el ganado maltrata a l@s pobrecic@s de su clase hasta el maltratador, que parecía normal, pasando por el “jefe majo” que te putea de la forma más sibilina y rastrera.

Gente tóxica en definitiva. Pero veamos tres ejemplos de esta gentuza cuando llega al poder. Y aquí hay mucho peligro.

El primero fue el desastre bíblico de Zapatero, también conocido como ZetaParo. Aparentemente era otro buen chico, pero sibilinamente inculcaba el odio allá por donde pasaba. Empezó su carrera como un contrato amiguil como profesor, en el que hablaba de las maldades de Franco en vez de desarrollar el programa de lo que impartía que era Derecho Político. Cuando dejó la Universidad, desde allí pensaron: que lleves tanta paz, como descanso dejas. De su labor como presidente, poco tengo que decir que no se haya dicho. Aunque hizo algunas cosas buenas (como la ley de dependencia), la cagó la verde cuando llegó el momento de la verdad. Y lo peor, la mentira tan descarada y tan a sabiendas de decir: mienten los que dicen que ha habido recortes sociales.

El segundo fue Mariano Rajoy. Otro “buen chico” (líbreme Dios del agua mansa, que del agua brava bien me sé yo librar). Se creyó que como tenía mayoría absoluta podía recortar derechos de los trabajadores, de los funcionarios, asfixiar (¡aún más!) a los autónomos, entre otras cosas. Y bien chulo con los que podía. Fuerte con los débiles y débil con los fuertes. Porque con Europa, los políticos y con los independentistas aparecía “plasmao”. No, con eso no había cojones. Ni para acabar con el mamoneo de unos 450.000 políticos gastando a todo gastar, ni con la mamandurria de los independentistas, ni con la humillación a las víctimas del terrorismo y de los criminales sexuales.

Y pasamos al último villano: Artur Mas. Este ni siquiera lo disimula. No parece ni un buen chico, sino alguien con el alma podrida. Porque hay que tenerla pero bien, para andar subvencionando 30.000 mamandurrias mientras 3 de cada 10 niños catalanes sufren desnutrición. En un país civilizado, esto ni se consentía. Pero estamos en España, donde a los malicos se les hace presidentes y a los terroristas y violadores se les excarcela y a algunos hasta con homenajes.

Ya será malico este último, que utiliza Cataluña (a la que está haciendo tanto daño) para oscuros fines (a la larga se sabrán, pero son los de siempre), que plantea junto con ERC, un referéndum trampa, en el que la primera pregunta es:

¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado? Y si es así, ¿independiente?

Por poner un ejemplo, es como si alguien, vamos a poner el caso de un mozo y una moza, le dice este a esta: ¿Quieres tener algún tipo de relación conmigo? Y si es así ¿quieres que sea de pareja?

Si yo fuera mujer y me hubieran dicho algo así, me mantendría lejos de ese tiparraco. No parece jugar limpio. No sabría si quiere ser amigo, si quiere sexo o no, o si quiere perversiones varias, no sé lo que quiere con esa pregunta tan ambigua.

Prefiero lo que decían en aquella película de posguerra (algo gitanaca, esto último con sentido de humor, sin racismo, que conste en acta) en la que la protagonista, harta de las infidelidades de su chico (en la película decían de su hombre), le espeta con aspecto altanero:

– ¡Ya está bien! ¿me quieres o no me quieres? ¡contesta sí o no como Cristo nos enseñó!

No sé si Cristo enseñó esas cosas, pero lo que es cierto es que por más que Artur Mas quiera comparar el tema con Escocia, ni es lo mismo, ni se lo parece, empezando por la preguntita, que en Escocia es:

 ¿Debería Escocia ser un país independiente? Sí o no

Yo propongo hacer un referendum a nivel de toda España, incluyendo Cataluña, por supuesto:

¿Deben todos los ciudadanos españoles seguir manteniendo a costa de sus familias personas sin escrúpulos cuyas características notorias son la maldad y la irracionalidad?

Para esto sí que no hay cojones.