La llegada del ébola a España y el traje nuevo del emperador

Llegó el ébola a España. Alguna vez tenía que ocurrir. A las pandemias no hay quien las pare, como ocurrió en el pasado con la tristemente famosa peste negra.

La cabeza de turco ha sido, como suele ser normal por estos lares, la víctima: la auxiliar de enfermería, que cumplió valientemente y profesionalmente con su trabajo.

Sin negar su responsabilidad, en su trabajo y después de él, todo ha sido debido a errores humanos, que no se hubieran producido si hubiese habido un protocolo estricto, se hubiese cumplido y los encargados de ello, se hubieran preocupado de que se hubiese cumplido. Si se trabaja en condiciones peligrosas, la culpa no es del trabajador

Los virus no conocen de razas o naciones y en Estados Unidos ha ocurrido lo mismo con esta enfermedad. Pero mientras allí, los gobernantes y políticos, alaban su valentía, su sentido del deber y su patriotismo, aquí, de una manera cobarde y rastrera, a una persona que no se puede defender al estar hospitalizada en estado grave, la han acusado de mentirosa y de mala profesional, cuando a ellos les ha traído al pairo la sanidad, los protocolos sanitarios, la formación en este tema y otras tantas cosas.

Y luego están por otro lado los que intentan sacar tajada política del asunto, cuando ellos hubieran hecho lo mismo. No queremos sustituir una casta por otra, simplemente no queremos castas, queremos buenos gobernantes, buenos gestores, gente que ame a su país y a su gente, por encima de su partido y de la avaricia enfermiza por la buena vida.

Que pena de políticos, apátridas y llenos de avaricia y narcisimo; que pena de pueblo idiotizado, fanatizado y embrutecido; que pena, en definitiva, de país.

No nos engañemos, si todo no se va a un sitio feo, con todo en el lote incluido nosotros, es porque todavía quedan españoles maravillosos, como esa auxiliar de enfermería que cumplió con su deber; como ese profesor que intenta más que enseñar domesticar y encima le acusan “de ganar mucho”; como esa autónoma que dice que ya no puede más, pero no puede echar a sus tres empleadas, porque de ellas dependen tres familias; como ese funcionario que sigue acudiendo al trabajo con ilusión y una sonrisa en los labios te dice claramente me dan igual los borregos y los políticos, amo a mi trabajo y a mi país; como ese trabajador recortado por la maldita crisis que no sabe lo que hacer para llegar a fin de mes porque su mujer ha contraído un cáncer y ha dejado de trabajar, llegando a casa reventado haciendo chapuzas extras y todavía tiene que esbozar una sonrisa. Estos casos no son inventados, por desgracia son muy reales.

El ébola ha hecho el efecto del cuento de El traje nuevo del Emperador, de Han Christian Andersen, hace ver al rey desnudo, a España desnuda, pero a muchos no les afecta, ya que siguen viendo al rey vestido, es decir, no quieren ver la realidad que tienen a unos metros de sus ojos.  

El independentismo catalán: detrás de la magia está la pasta (sólo para cuatro elegidos)

Por una serie de motivos, en los que casualmente han convergido causas familiares y de trabajo, desde hace unos cuatro meses estoy en contacto frecuente con Cataluña, tanto a nivel de calle, de personas y de organismos.

Para quien no quiera seguir leyendo, lo resumiré en dos ideas:

– Los catalanes: fabulosos, educados, cívicos y con ganas de ayudar.

– La casta política catalana: soberbios, impresentables y con ganas de chupar de sangre a los ciudadanos.

Cataluña posee uno de los regímenes de autogobierno más descentralizados del mundo. Tanto es así que la casta política catalana ha estado robando a manos llenas a los catalanes y España no ha hecho nada por impedirlo (¿Será que entre bomberos no se pisan la manguera?).

Como no soy de monsergas, ni palabrería barata, todo esto mejor lo resumiré con unas cifras y datos:

– La familia Pujol ha blanqueado 3.000 millones de euros. Una sola familia, “ejemplar” para el independentismo catalán. Por comparar la cifra, la brutal subida del IVA (del 18 al 21 %) de Montoro en el año 2012 supuso unos 2.300 millones de euros ese año. A consecuencia de esa subida se hundieron numerosas familias y empresas.

– Los peajes de las autopistas en Cataluña no son de titularidad estatal, sino autonómica y fueron construidas durante los gobiernos de Jordi Pujol, que optó por esta acción, en vez de construir autovías gratuitas. Los peajes están amortizados de sobra y se mantienen sólo porque benefician a CiU-Abertis-La Caixa (Fuente original, en catalán).

– Desde la llegada al poder del “santo” Jordi Pujol en 1982, se calcula que las asociaciones separatistas, camufladas bajo diferentes nominaciones, han recibido unos 20.000 millones de euros, nada menos que 3,3 billones de las antiguas pesetas (¿cuántas cosas maravillosas se hubieran podido hacer con este dinero?).

– Según un informe de la Policía, algunos miembros de estas organizaciones independentistas han colaborado o pertenecido a organizaciones terroristas.

– El 28 % de los niños catalanes sufren malnutrición infantil.

– Se han presupuestado 8,9 millones de euros para la consulta catalana.

Con estos últimos 8,9 millones de euros, 1.481 millones de las antiguas pesetas, se aliviaría el hambre de los niños catalanes de golpe.

Esto no es demagogia, se trata simplemente de humanidad y empatía.

Que no pretendan engañarte, pensar así no supone el ser “fascista” o “nazi”, es simplemente ser normal, cosa que en España cada vez resulta más difícil.

La izquierda política española (y no toda afortunadamente) es la única del mundo (salvo algunos grupúsculos) que apoya al independentismo en un país democrático y descentralizado. Recuerdo que el anarquismo catalán tradicionalmente está en contra del independentismo, por considerarlo enemigo del proletariado catalán. Por no hablar de Stalin, que consideraba al independentismo como una desviación burguesa, reprimiendo a sus paisanos georgianos.

A nadie se le puede obligar a estar unido con quien no desea estarlo, pero aunque la realidad sea muy dura y triste, no conviene actuar como los tres monos sabios, no oír el mal, no ver el mal, no hablar del mal. Pero si el mal está enfrente de nosotros y lo queremos ocultar, no queriéndolo ver, actuamos de manera irracional, viendo a los cantos de sirena como “un mañana mejor” y a los que siempre han robado al pueblo catalán como “la gente en la que hay que confiar”.

Siendo muy real la frase de la escritora catalana Laura Freixas:

Como aplicando el pensamiento racional es imposible convertir un círculo en cuadrado, el independentismo ha optado por sustituir la razón por otra cosa: el pensamiento mágico.

FMI: se les ve el plumero, piden recortar gasto social, pero no hablan del gasto político

No me gustan estas entradas, prefiero hablar de música, de literatura, de cultura, de ciencia. En este sentido, he disfrutado en los últimos días con blogs que sigo. Pero hay cosas que cuando te pinchan, no te queda más remedio que hablar.

Hay que recortar en sanidad y educación, en pensiones y en sueldos, para que siga el abultado gasto político en España. Es la última recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI). 

La desfachatez y la caradura de estos completos inmorales (cuando no corruptos) no tiene límite. Por sus hechos les conoceréis y haber condenado a la miseria a numerosos de Hispanoamérica dice todo sobre su catadura moral.

Otros fariseos que vienen con la coña marinera de que los españoles han vivido por encima de sus posibilidades. Pero que España tenga 300.000 políticos más que Alemania, siendo ésta un república federal, de eso ni hablan, ni quieren hablar.

Y además 10.003 aforados (el número mayor del mundo) que pueden matar, robar o violar y que son juzgados según fuero especial. Afortunadamente, y todo hay que decirlo, casi en su totalidad son gente pacífica. Pero como sigamos en la corrupción galopante, puede que llegue el día en que a un señor feudal se le pase por la cabeza sobrepasarse con una moza de buen ver (conocí a un político que trató a una camarera de una manera que me dio tal asco que ya no quise saber nada de él (era de segunda fila, ha muerto y que en gloria esté).

Si el trabajo del FMI es reflotar naciones, ningún país debería hacerles caso, ya que sus hechos son auténticamente calamitosos. Y no sólo eso, sino con evidentes sospechas de corrupción.

Bueno, ¿Vamos a lo práctico? ¿qué hará el Gobierno?

En primer lugar, no va a reducir el gasto político, por lo que la deuda pública va a seguir aumentando.

En segundo lugar, tocar sueldos públicos y pensiones en época preelectoral sería suicida. Pero todo puede suceder porque las reacciones de Montoro-Rajoy no son muy previsibles.

En tercer lugar, está el recurso de la sanidad y la educación, quizá un pequeño retoque. Fastidio a unos pocos, aunque queden bien fastidiados, son pocos. Pero insisto, cuidado, que estamos en época preelectoral.

En cuarto lugar, el IVA, ese aumento a los productos alimenticios básicos, medida antisocial por excelencia, o cambios en otros artículos, pero nunca recuperar el IVA de lujo al 33 %, porque afectaría a las grandes fortunas y a una parte influyente de la clase política.

Y en quinto lugar, mandarles a paseo. Así actuaría un gobierno patriota que defiende a sus ciudadanos. Mucho pedir en España. No perdería nada, ya que el descrédito del FMI es total en economistas serios.

El problema es que poderoso caballero es don dinero y el FMI “maneja” y puede influir sobre la troika. Y hablar de la troika a Marianito es un auténtico efecto laxante. 

Vamos mejorando, pues hay alternativas

Alternativas hay muchas en la vida, más de las que pensamos, pero siempre tendemos a creer, quizá por ahorrar energía, que no las hay.

Por fin empieza a haber alternativas políticas al PPSOE-IU-Nacionalistas, grupos que a pesar de su variopinta procedencia coinciden en lo esencial: el mantenimiento de un sistema podrido y de una casta política parasitaria.

Y les hay peores. Los anteriores son demócratas, corruptos, pero demócratas. Pero a los del tiro en la nuca y poner una bomba y matar a 50 criaturas… vamos a dejarlo aquí.

No me importaría que con posibilidades políticas hubiera muchas más, pero hoy tenemos tres alternativas.

 

UPyD

Que los socialistas bramasen fue una buena señal. Ladran luego cabalgamos.

He de confesar que al principio Rosa Díez me pareció una soberbia de tomo y lomo, pero todos somos personas y todos nos podemos equivocar alguna vez en la vida. Su dignidad al abandonar el cómodo trono del Parlamento Europeo y la cerrada defensa de las víctimas del terrorismo, llegando a enfrentarse a su propio partido, le hizo ganar la admiración de numerosas personas, yo entre ellas.

Sigue siendo un pelín soberbia, pero la idea de España, de la democracia y de los derechos humanos y sociales creo que la tiene clara. Y eso me gusta.

UPyD tampoco ha descubierto la pólvora. Es un partido de izquierdas similar a los de Europa. Ni a eso hemos llegado en España.

 

Ciudadanos – Ciutadans

Albert Rivera me gustó desde el principio. Siempre me ha parecido una persona joven y limpia. Catalán y con las ideas muy claras.

Lejos de la demagogia, es una persona intelectualmente muy preparada, que sabe defender sus posiciones en el cara del debate, sin rollitos ñoños, ni idioteces demagógicas.

Y que hallan elegido como cabezas de listas a Javier Nart y a Juan Carlos Girauta, dos bestias pardas, tanto intelectualmente como moralmente, indica que están pisando fuerte.

Espero que el pueblo español sepa apreciar las neuronas y la honradez.

 

VOX

Nació por superar la traición del PP de Mariano Rajoy. Y entiendo por traición no cumplir el programa electoral e ir contra los que te han votado. Algo lamentable, que indica los extremos de degradación de este país.

La situación les ha pillado de una manera que han tenido que actuar a toda prisa para presentarse a las elecciones europeas, pero no han podido aguantar porque ya no podían con tantos sapos que tragar.

A pesar de las prisas, pueden ser la sorpresa en las próximas elecciones. Aspiran a ser la derecha de España, recogiendo los votos de los que se sienten traicionados por Rajoy & Company. Es el directo competidor en el mismo espacio político que el PP de Rajoy.

 

En definitiva, nos pasamos todo el día llorando de que si se rían de nosotros, de que si nos mienten, de que si nos roban. Puede que alguna de estas tres alternativas no sea la tuya, ni que coincidas con ella, pero es la ocasión de castigarles.

Desde luego que no todos los que oficialmente pasar por ser de la casta política son iguales. Hay gente extraordinaria, y que lo está pasando mal, por culpa de los corruptos, los traidores y los apátridas, que tiene como única patria el dinero, el ego y la avaricia personal. Si votas en contra del actual sistema corrupto, puedes ayudar a que partidos establecidos se regeneren.

Hay que ser práctico. El día 25 de mayo, en vez de pasártelo llorando, puedes ir a votar.

Una niña muere de varicela por los “hechos diferenciales”

Ha muerto una niña de tres en La Puebla de Arganzón, en el enclave burgalés de Treviño (a veinte kilómetros de Vitoria y casi cien de Burgos).

Los detalles se pueden consultar en varios diarios digitales, entre otros El País, Periodista DigitalABC o El Mundo.

Este desgraciado accidente ocurrió por negar una ambulancia medicalizada para asistir a la pequeña. El caso parecía ser un poco extremo, pues no es normal el fallecimiento por esta enfermedad. En todo caso, la niña no fue atendida debidamente por un puñetero “conflicto competencial”. 

Gracias a los avances médicos, hoy día la varicela es una enfermedad benigna. Pero, por desgracia los avances médicos en un mismo país y el derecho a la sanidad no son iguales para todos, pues para atender sanitariamente a los ciudadanos del mismo país parece ser que se han creado fronteras artificiales para que den “hechos diferenciales”.

Aunque no me gusten, no voy a echar la culpa a los políticos o a las autonomías, pues a pesar de todo esto, el tema debiera haber sido resuelto sin más problema. Pero sí hecho la culpa a los “hechos diferenciales” y a quienes los crean. Gente sin escrúpulos, ni moral, a los que les gusta siempre dividir a las personas, clasificarlas según sus derechos, y a la larga sembrar el odio entre ellas. Y muchas veces, lo cual es todavía más repugnante, para defender unos vergonzosos privilegios y unas tramas corruptas.

La muerte de una niña por un conflicto competencial, en un país verdaderamente democrático y con una ética ciudadana, debiera suscitar un auténtico debate público acerca de donde nos están llevando ciertas patologías políticas.

Pero en un contexto de insolidaridad y borreguismo, por desgracia, sólo ha sido una anécdota. Parece ser que deben ser más importantes las artificiales veleidades de la casta política.

Prohibido dimitir a los cargos públicos, que estamos en España

¿Alguien se acuerda de Antoni Asunción?

Pues era Ministro de Interior cuando ocurrió esa vergüenza llamada El Caso Roldán, una de las mayores “glorias” del felipismo.

Es normal que los más jóvenes no le conozcan y que los más mayores tengan que hacer esfuerzo para recordarle, pues cuando estalló el caso y Roldán se fugó dimitió sin pensárselo dos veces. Una “rara avis” en la casta política española.

Afortunadamente, no ha sido el único político que ha dimitido. Lo verdaderamente penoso es que los que dimiten sean una excepción y no la regla. Parece que el pueblo es el único que debe asumir las responsabilidades. Lo de siempre, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y ellos han trincado por encima de las nuestras.

Y lo más triste es que su gesto no sólo no fue reconocido, sino que se convirtió en un apestado dentro del PSOE, llegando incluso a pleitear con su partido.

Es sumamente interesante leer esta entrevista, que indica hasta que punto está instaurada la corrupción en la clase política española.

Según sus declaraciones, son su gesto quiso indicar que el felipismo se hallaba al margen, situándose en el lado de la honradez. Pues no señor, su gesto fue considerado por el partido como una traición. Lo que quiere decir que estaba todo podrido.

Parece que la casta política española funciona como una auténtica casta. En una empresa privada, algo que no guste o se considere un error (algo legal por supuesto), puede llegar a la degradación o el despido. Pero la vida profesional continua, acaso en otra empresa. Pero en la casta política, traicionar el código de encubrimiento significa estar muerto políticamente hablando.

Aparte de esto, hay otros aspectos interesantes de la entrevista como la lucha contra el terrorismo de ETA, a través de confidentes, las concesiones innecesarias de Zapatero a la banda terrorista, el cinismo de José Blanco, su entrada en el Movimiento Ciudadano y la necesidad de que los partidos dejen de ser redes de corrupción y clientelismo.

Por último, realiza un aporte que me parece interesante. El como había que haber enfocado la salida de la crisis económica. Que hubiera sido más interesante el modelo norteamericano que el alemán.

En sus palabras:

El modelo alemán no puede ser el nuestro. El norteamericano sí. Son antagónicos. La fórmula de Obama ha sido desinflar el globo poco a poco, inyectando y estimulando la economía, teníamos que haber seguido ese camino. El de Alemania es un modelo de tabla rasa. Ellos en quince años reconstruyeron un país, que no se nos olvide, ellos son calvinistas y nosotros católicos. La idiosincrasia es totalmente distinta. El resultado es que la población se ha empobrecido un 30% pero el que estaba abajo se han quedado fuera. Hemos aguantado por nuestra estructura familiar y por la economía sumergida. Precisamente un partido socialista tenía que haber evitado eso.